Faro de la Entallada

En el corazón del Monumento Natural de Cuchillos de Vigán, de este macizo montañoso, se encuentra el Faro de la Entallada.

En el municipio de Tuineje, cerca de Gran Tarajal, en el centro-sur de la isla y antes de llegar a la población de Las Playitas, cogemos el desvío por la FV-511 que nos lleva a nuestro destino a través de una carretera de 6 km, “de las de antes”, estrecha y con muchas curvas, hasta lo alto de los acantilados que obliga a no bajar la guardia al volante, donde se divisa desde un mirador, el Océano Atlántico dirección Cabo Juby (África), apenas a 100 km.

Situado a unos 200 metros de altura, lleva alumbrando la costa majorera casi 60 años, con un alcance de 40 km. aproximadmente.

Aquí vivió y trabajó como torrero, el andaluz Eugenio Ruiz Oses, apreciado y conocido en la zona por su labor de curandero y dentista, después de venir del Faro de Cabo Bojador, en el Sahara, cerca de El Aaiún, donde aprendió el oficio cuando sustituyó a los anteriores fareros que fueron asaltados y secuestrados por guerrilleros.

Además de Faro, el edificio fue también escuela para niños donde aprendieron a leer y escribir muchos majoreros.

Cuenta con un mirador donde te sientes cerca del continente africano. El interior del Faro no es visitable, pero asomarse a la pasarela nos lleva a los límites de Fuerteventura.

En realidad el edificio se trata de un aerofaro que emite destellos para orientar tanto a barcos como a aviones. Destaca también a primera vista la sillería de color rojo utilizada para su construcción que le da un toque peculiar.

Síguenos en las redes sociales